PRODUCTIVIDAD. CÓMO MANTENER EL FOCO EN TU DÍA A DÍA

¿Tú también piensas que el tiempo es oro y sin embargo se te van las horas sin saber en qué?

¿Te gustaría mantener el foco para trabajar orientada a obtener resultados pero te dispersas con facilidad?

¿Te cuesta terminar lo que estás haciendo porque haces varias cosas a la vez?

Es natural. Y es natural porque tenemos las agendas repletas de cosas por hacer. Así que tranquila, porque esto que te pasa a ti, nos pasa a todas en algún momento. El problema está en convertir esto en nuestro modo de vida. En no sabernos planificar para poder mantener el foco en aquello que tenemos que hacer para crecer. En no poner atención en lo importante para evolucionar con nuestro proyecto y así ir pasando de nivel.  Así pues, para salir del caos será imprescindible que encontremos cómo organizarnos y, de esta manera, poder avanzar hacia nuestros objetivos.

Por este motivo, hoy  me gustaría compartir contigo 5 hábitos pueden beneficiarte a trabajar más enfocada en tus actividades diarias y de esta forma, ser más productiva:

  1. Elimina todas las distracciones de tu alcance y limpia tu espacio de trabajo. Nuestra mente tiene que poder concentrarse en lo que estamos haciendo y teniendo montones de papeles delante o el móvil vibrando constantemente no le es  precisamente de gran ayuda. En tu mesa de trabajo tienes que dejar lo básico para realizar la tarea que estés haciendo y si el móvil no lo necesitas, puedes ponerlo en silencio o dejarlo incluso en otra habitación. Simplifica.
  1. Estructura tu tiempo y pon un tiempo máximo por cada tarea. Aquí se trata de conocer con precisión cuánto tiempo nos lleva cada actividad que realizamos. Al principio puede que no lo tengas demasiado claro, pero a medida que avances, habrá tareas que se irán repitiendo y esto te permitirá saber lo que tardas en hacerlas. De esta forma, podrás estructurar tu jornada sabiendo lo que realmente puedes asumir. Menos frustraciones.
  1. No empezar revisando el correo. ¿Verdad que tienes tentación de mirar el correo de buena mañana? No lo hagas, esto no es productivo. Al contrario, te lleva hacia un espiral del que es difícil salir. Un correo, una respuesta, otro correo, otra respuesta, y esto no tiene fin. Empieza por las tareas que son realmente importantes y termínalas. De esta forma tendrás la sensación de que has aprovechado el día de verdad. ¿Conoces la matriz de prioridades? Úsala para descartar las tareas que no son importantes.
  1. Agrupa tareas por similitud pero no hagas multitasking. Son dos cosas distintas. Por un lado, puede beneficiarte reunir todas aquellas tareas iguales y hacerlas de golpe: Ej: un solo día a la semana para hacer reuniones y así evitas que cada día tengas parones a ciertas horas, un solo día para enviar facturas, etc. Pero sobretodo, no hagas varias cosas a la vez porque te llevará a no terminar nada. Empieza una tarea y sobretodo, acábala.
  1. Ten el día planificado con anterioridad. Resérvate un pequeño espacio al finalizar el día para planificar el día siguiente. No esperes a empezar la jornada y según te levantes, decidas qué hacer. Es importante que cuando empieces, ya sepas qué es lo te va a ocupar ese día. Tu mente ya se prepara para ello y además, evitarás perder tiempo en pensar por qué empiezas o qué trabajo asumes ese día. Se trata de tener tu plan diario pensado con antelación.

¡Empieza a aplicar estos hábitos desde ya y me cuentas cómo te ha ido! Te leo.

Te recuerdo que tienes un recurso gratuito esperándote, una guía en la que vas a encontrar teoría y práctica para alcanzar tus objetivos de negocio en tan solo 3 sencillos pasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *